Reflexiones sobre la inscripción al Maratón de Sevilla 2015

El pasado 30 de octubre a las 10 de la mañana daba inicio el proceso de inscripción para la 31 edición del Maratón de Sevilla.

Tras 30 ediciones el IMD del Ayuntamiento de Sevilla cedía la explotación y el “negocio” de la carrera a la entidad Motorpress-Ibérica con lo que, de entrada, ya tenía bastante disconformes a los corredores que aspiraban a tener su dorsal para la prueba por esa simple pero importante decisión por parte del consistorio sevillano.

Se pasaba de un sistema de precios equitativo, económico y por fechas de pago de inscripción a otro en el que, con la garantía de casi 9000 preinscritos, lo beneficioso para el organizador era marcar tramos de precios por número de inscritos y no fechas que iban desde los 30 euros hasta los 70, con la garantía de que con el alto número de preinscritos el negocio estaba asegurado (ver más información).

Aclarado y criticado ha sido el caótico y lamentable sistema de inscripción, no tanto por los precios sino por los fallos y errores cometidos, la poca transparencia y el estrépito vivido en las primeras horas del proceso en cuestión a través de la plataforma @deporticket, en muchos foros y redes sociales tales como “Carreras populares de Sevilla y aledaños”, sólo con dar una vuelta, por este magnífico y útil grupo de facebook, vale para hacerse una idea de opiniones y situaciones vividas por cientos de corredores que no voy a entrar a valorar ahora mismo y que en cualquier caso, más o menos de acuerdo, son todas absolutamente respetables.

En mi humilde punto de vista como corredor, al margen de ayuntamientos, organizadores, sistemas informáticos de pre y de inscripción, patrocinios, etcétera, lo que quisiera es hacer un llamamiento para que por encima de todo prevalezca y salvemos, nosotros, los corredores, la imagen del Maratón de Sevilla.

Y digo ésto porque leo opiniones de corredores que están renunciando a correrlo, planean actos de boicoteo a la prueba, asistir sin dorsal y otras muchas actitudes que no llevan a nada y mucho menos ayudan a la imagen de esta prestigiosa carrera y de la ciudad que la representa.

La carrera, el Maratón de Sevilla, debe estar por encima de todo, como cuando eres aficionado fiel a un equipo de fútbol y sus dirigentes, profesionales y patrocinadores son unos ineptos, pero tú, tu pasión a esos colores y la ilusión por participar animando cada partido hace que lo dejes todo a un lado y estés junto a tu equipo, junto a su escudo y su bandera.

Para mi, ya inscrito pagando 45 euros, devolviéndome @deporticket 15 euros y quedando en sólo 30 tras una extraordinaria respuesta a mi incidencia por parte de los mismos que se equivocaron y no estuvieron a la altura durante la mañana del pasado día 30 de octubre, repito, para mi será mi primer maratón (si Dios quiere), en mi ciudad, será el sueño “runnático” que llevo mucho tiempo esperando y que el año pasado se esfumó a apenas dos semanas de celebrarse por motivos que no vienen al caso tras entrenar más de cuatro meses y que ahora, aún estando insatisfecho, aún sintiendo que muchos compañeros han sido maltratados, sobre todo los pertenecientes a clubes de atletismo y residentes fuera de la capital, aún así no antepongo nada a la carrera y mientras quiera, y por encima de todo, me apasione y aspire a correr la carrera que sea, prevalecerá siempre mi deseo y mis ganas de participar a cualquier mala organización, sistema de inscripciones y política de precios.


Y otro asunto que me hace pensar detenidamente y que me duele en el fondo es ver como los propios corredores no nos estamos respetando los unos a los otros, que yo esté de acuerdo con correr e inscribirme en estas condiciones no significa que sea un borrego, ni que tu seas un iluminado con el don de lo que está bien o mal. Que muchos antepongamos la carrera a otros factores y el próximo 22 de febrero salgamos a las calles de Sevilla con toda la ilusión del mundo no significa que tú, que cambias de objetivo a maratones en Barcelona, Badajoz, Madrid o París seas el que está actuando de modo correcto y yo sea el paria que ha tragado y mamado en Sevilla.

Nosotros, los runners, debemos respetarnos unos a otros en las decisiones que tomemos porque ese es nuestro espíritu, el que nos distingue de otras especies que pululan por esta sociedad llena de alimañas. Nosotros, los corredores debemos de alabar al que decide correr en Sevilla y chocar la mano y animar al que respetadamente tenemos que entender que prefiera no hacerlo y gastar sus zapatillas y su dinero en el asfalto de otra ciudad.

Las condiciones de inscripción las sabíamos, el sistema es injusto, tardío, defectuoso y no del gusto de aquellos que queremos correr el Maratón de Sevilla, estaba claro desde que se informó, el sistema ha fallado y es evidente, la organización debe tomar nota para próximas ediciones de la opinión de su corredores o sus “clientes”, como nos quiera considerar pero está dando la cara desde primer momento y respetando los precios que se grabaron en sistema, doy fe de ello y nosotros en vez de actuar y remar en pro de una gran carrera, estamos tirando tierra encima de más de 30 años de Maratón y porque no decirlo de la ciudad y los ciudadanos que ponen sus calles a disposición de la misma.

Cada uno es libre de hacer lo que quiera el domingo 22 de febrero de 2015, yo he decidido participar (ojalá y este año pueda ser) en el maratón de mi ciudad, en mis primeros 42 kilómetros y 195 metros de carrera y si tú, mientras tanto, te quejas, te lamentas, pones a parir a unos y otros, sigues con una inscripción pagada de 45 euros cuando llamando igual te devuelven 5, 10 ó 15 euros, o incluso desististe de pagar 45 euros cuando realmente en el sistema se ha quedada grabada tu inscripción por menos importe prefieres seguir gastando energías y lapidando a aquellos que vamos en otra dirección, en la dirección que únicamente lleva al cuarto domingo de febrero, ya te digo compañero si quieres seguir en esa onda lo respeto pero quizás lo mejor, bajo mi punto de vista, sea guardar como oro en paño tu confirmación de inscripción, salir a entrenar con más ganas que nunca y soñar con terminar esta increíble carrera que ni el Ayuntamiento, ni la nueva organizadora, ni ningún sistema informático de inscripciones podrá con ella mientras nosotros, los corredores tengamos la ilusión y vivamos con pasión el sueño de ser por primera vez o seguir repitiendo año tras año la magia de ser maratoniano en Sevilla.

Así que, si lo que quieres en el fondo de tu alma deportista y runner es participar y correr el próximo Maratón de Sevilla dejate de “tonterías”, pasa de todo lo que envuelve a esta mierda de negocio en lo que se están convirtiendo las carreras y confirma tu preinscripción compañero, porque sino vendrán luego muchos que no les importará pagar lo que sea por aquello que tú no supiste o no quisiste valorar y entonces, sería una auténtica pena.

Nos vemos en el Maratón de la mejor ciudad del mundo, al menos para mí y seguro que para ti.

Sevilla.

Sevi Fernández.

NOTA: Esta valoración que hago es una opinión personal y relacionada a la figura del corredor que se inscribe de manera independiente y para nada tiene que ver con el modo en el que han vilipendiado a los clubes de Atletismo y corredores que durante tantos años mantuvieron y han mantenido el alma de esta carrera con sus inscripciones como organización y/o club deportivo.

Pretorianos de Tomares ya lo ha dejado bien claro en un comunicado/carta protesta al que yo me sumo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y en breve lo publicaré.