Suel Night Trail. Llega la carrera que iluminará Fuengirola y Mijas Costa


- CARRERA SUSPENDIDA -


Cierra los ojos y sumérgete en el pasado para rememorar la vida de los hombres y mujeres que pasaron por esta bella tierra (SUEL) a través de las distintas civilizaciones, y corre como un auténtico héroe desafiando tus propios límites al son de miles de ‘zancadas Runeris’. Atrévete con I SUEL NIGHT TRAIL 2015. La carrera histórica que ilumina Fuengirola-Mijas Costa.

Mi primer maratón


Dedicado a todos aquellos que van a correr su primer maratón, especialmente a los que han elegido Sevilla para alcanzar la gloria.

Maratón de Sevilla 2016

A mi amigo, mi hermano y compañero de tantas carreras Javier "Miarma", que  ya se doctora en esta carrera, pero que sigue sintiéndola como su primera vez. Disfruta de nuestra ciudad, paisano.

A mi "compañera solidaria" y amiga Alizia, espero que disfrutes la experiencia en el "centro del universo" y recojas el fruto de todo el esfuerzo que has hecho, y a todas las "Guerreras" que te acompañan en esta hazaña: Ana M., Ana B., Reme, Amalia, Susana, Leti, Julia y Patri.

Mucha suerte chicas!!!



Mi primer maratón (Sevilla, 2015)

Todo maratoniano te lo dice. Tu primer maratón será inolvidable, indescriptible y te marcará para siempre como corredor.



Hace muchos años, en el 99 concretamente, fui testigo de como Abel Antón se proclamaba campeón del mundo de Maratón en Sevilla y seguro que por mi mente pasaría algo así como, que increíble debe ser experimentar eso en tu país, en tu tierra y con tu gente.



Mi vida personal y deportiva durante años tiró por otros derroteros, pero siempre tuve en mente que algún día, porque no, podría correr un maratón.



En los últimos años, en los que he vuelto de manera activa a la practica deportiva, principalmente como runner, siempre lo tuve claro. Mi sueño es ser maratoniano.



En 2013 me planteé seriamente hacerlo. Primero Málaga, pero una inesperada enfermedad de mi madre centró mi atención en ella y dejo todo lo demás al margen. En 2014 me inscribí en Sevilla, hice todo el plan de entrenamiento y 15 días antes tuve que desistir de hacerlo por motivos laborales. En aquel instante me sentí hundido, desmoralizado totalmente, pero supe entender cuales son las prioridades fundamentales de un corredor popular, amateur y sencillo como yo.



Eso sí, me quedó clarísimo que en 2015 volvería a inscribirme e intentarlo para Sevilla, y esa ha sido la meta que durante un año he tenido entre ceja y ceja, y por la que he entrenado sin aliento.



Posibilidades de otros maratones he tenido durante 2014. Madrid, Barcelona, Valencia y hasta en Málaga participé de manera especial pero tenía muy claro que mi debut sería en el Maratón de Sevilla 2015, en mi ciudad, en la tierra que me vio nacer y con mi público.



Sevilla guiaría mis pasos en mi primer maratón. Estaba escrito.

Sevilla guiará mis pasos

La ciudad de los sueños amanecerá como cada día, como cada mañana desde hace milenios y otorgará a quien resida en ella la voluntad de ser un héroe por sus calles y plazas.

Como tantos en siglos pasados y en su reciente historia, hombres y mujeres que dejaron fe de su gesta y su honra por donde pisaron y despojaron retazos de su eterna valentía.

Mañana, Sevilla guiará mis pasos.

Será dueña de mi carrera, de cada una de mis zancadas en busca de un sueño inalcanzable tiempo atrás y que ahora casi puedo tocar con mis propias manos.

La ciudad que me vio nacer, crecer y vivir durante tantos años será fiel administradora de mi esfuerzo y mi entrega durante los 42 kilómetros y 195 metros que separan la salida del trigésimo primer maratón que lleva su nombre hasta la meta de su Estadio Olímpico en la Isla de La Cartuja.

No se que me deparará el destino. Mi corazón y mi alma se ven cruzando el arco final de carrera con los puños en alto, mirando y empujando mi cuerpo hacia un cielo donde elevar mi victoria para aquellos que no pueden acompañarme en este día tan especial para este humilde corredor popular.

No se que me espera en mi primer maratón. Sólo quiero disfrutar cada metro, cada kilómetro que me separe de mi suerte maratoniana. Vivir la carrera, sentir la prueba en mi interior y vibrar con el aliento de ese público anónimo que dejará su garganta en gritos de ánimos a todo aquel que pase cerca de ellos y ellas, de niños y mayores, de músicos callejeros, voluntarios sin descanso y de testigos latentes de la historia sevillana como su Giralda, el Guadalquivir, la Plaza de España o la Alameda de Hércules.


Mañana, Sevilla guiará mis pasos.


Buscaré la gloria en sus calles. Sangre, sudor y lagrimas serán mis credenciales y el esfuerzo y sacrificio de tantos meses de trabajo el salvoconducto para alcanzar mi meta y mi reto, que no es terminar la mítica distancia de Filípides, es demostrar a mi mismo de que SI SE PUEDE, de que el ser humano está capacitado para lograr todos los objetivos que se plantee sea cual sea su dificultad y destreza, y que si yo he podido, tú también puedes.

Jamás debes dejar de buscar tus metas, porque el objetivo eres tu mismo (Rafa Vega dixit).

Toda está escrito y todo está en manos de Sevilla. Será lo que Sevilla quiera, lo que sus calles estimen oportuno porque ellas serán la senda hacia la victoria. Lo que su alma milenaria quiera porque sólo fue conquistada por quien ella quiso siempre. Nunca se rebajó a la codicia, ni a la miseria. Nunca entregó sus tesoros y preseas a los que villanamente anhelaban su dominio, jamás fue presa de nadie y si cautivadora de muchos.

Sevilla sólo se entrega a su héroes y nunca se humilla ante nadie. Por eso siento el más absoluto de los respetos hacia tu empedrado, hacia tu asfalto y hacia tu gente y tu nombre, y es por ello que quiero que guíes mis pasos hasta mi humilde conquista, porque quiero ser uno de tus héroes, uno de tantos luchadores que evangelizan tu nombre allá donde van y que mañana desean con toda su alma ser profetas en tu corazón terrenal.

Porque un día soñé que cruzaba tu meta.

Mañana, Sevilla guiará mis pasos...


Correr con los keniatas. ¿Porqué desempolvamos un día nuestras viejas zapatillas y empezamos a correr?

En el verano de 2013, durante mis vacaciones en Menorca, mientras preparaba la Media Maratón de Marbella terminé la lectura de este libro. 

Ya rondaba en mi cabeza correr mi primer maratón, semanas más tarde empecé a entrenar y me inscribí al 42K de Sevilla 2014.

No pude hacer al año siguiente mi estreno en la gran distancia por diversos motivos pero si tuve claro tras cerrar el libro que mi primer maratón lo correría por sensaciones y sin reloj. 

Sólo faltan 5 días para mi debut como maratoniano y me apetece recordar este texto y compartirlo en este blog. 

Correr con los keniatas. ¿Porqué un día desempolvamos nuestras zapatillas y empezamos a correr?  

Adharanand Finn es un corredor que en un momento determinado, tras caer en la tediosa rutina del día a día laboral, social y familiar decide recuperar algo que le pertenece, algo de lo que disfrutó tiempo atrás y que necesita volver a incorporar a su vida cotidiana.

Finn, autor de este recomendable libro, decide un día desempolvar sus viejas zapatillas y recuperar una de sus grandes pasiones, si no la mayor.

La pasión por correr.