Allez Antonio!!! Crónica del Maratón de Bruselas 2015


Ya en la tranquilidad de la vuelta a casa, en los días siguiente prácticamente recuperado de molestias, me vienen a la mente muchas imágenes del pasado maratón en Bruselas pero por encima de todo aquellas que resumen lo vivido durante prácticamente 4 horas de durísima carrera, con un perfil muy exigente y donde mi físico volvió a ponerse al límite y mi cabeza, esa que tan bien me funciona en los momentos de debilidad, supo tirar de mí hasta la meta.
Allí en el km42 me esperaba el último empujoncito en forma de ánimos y gritos de apoyo, y sobre una de las vallas, y sujeta por mi gente, la bandera de mi país, al que he representado fuera de sus fronteras y de lo que me siento orgulloso.
La agarré entre mis manos y me dispuse a correr los últimos metros con ella, mirando al cielo con rabia y gritando: Sí. Sí se puede, joder!!! Vaaaaaaamooooooooossss!!!



Era mi primera carrera fuera de España y visualizar estas imágenes en mi mente antes y sobre todo durante la carrera, en el temido muro, fueron motivo más que suficiente para intentarlo y no dejar de soñar con ese momento en que cruzo la meta fundido y envuelto en mi bandera.

Orgulloso de ser español y de ver cómo se nos quiere fuera de nuestro país, no imagináis qué se siente cuando escuchas eso de, ¡¡¡Allez Antonio, viva España!!!, es indescriptible.

Cruzas la meta de tu segundo maratón, ¡quién me iba a decir eso hace unos años!, ni yo mismo alcanzo a creerlo, pero es cierto, aquí no hay trampa ni cartón. Me puse en la línea de salida del Parque du Cinquantenaire a las 9 horas, y 3 horas y 59 minutos más tarde estoy atravesando el arco de meta a escasos metros de la majestuosa Grand Place de la capital belga.
Como siempre el objetivo principal y primordial es finalizar la carrera y disfrutar al máximo de la misma, pudiendo decir que así ha sido aunque reconozco que el "yo" más competitivo pensaba que quizás era posible mantener un ritmo medio suficiente para rondar las 3h50min y de paso mejorar mi marca de Sevilla 2015.

Iba a ser complicado y hasta el km.25, en las inmediaciones de Tervuren, estuve en esos ritmos, incluso por debajo aún teniendo en cuenta el perfil del exigente trazado de este maratón, pero de nuevo, como en Sevilla y como en el Veleta mi particular muro en forma de molestias musculares, amenazas de subidas de gemelos y calambres, vuelven a aparecer y me hacen aplicar el sentido común, tirar de coco e irme diluyendo en una carrera que hasta el 35, a la altura de Parc de Woluwe, donde el maratón se cruza con el aluvión de corredores que vienen del Boulevard de Souverain participando en el medio maratón; hasta ese punto, las piernas no van pero es donde resucito literalmente hablando ya que vienes de una subida permanente de casi 8 kms., prácticamente en solitario, debido al reducido número de participantes en la maratón, y te adentras en una nueva carrera multitudinaria por los runners del 21k y el público que empieza a animar la prueba en las inmediaciones ya cercanas al centro de Bruselas.

Creo que si en los últimos kilómetros de esta carrera no me integro en el grupo de corredores que iban a ritmo de 2 horas o algo más para el medio maratón lo hubiese pasado muy, pero que muy mal, y la marca final realizada hubiese estado muy por encima.

Paré 3 veces a orinar, 2 en los puestos de Cruz Roja para pedir “reflex” y no les quedaba, imagino que ya la habrían gastado con los anteriores corredores y en otro par de ocasiones tuve que estirar gemelos y cuádriceps ante la inminente amenaza de subida muscular, no alcanzo a sumar, pero seguro que 3 ó 4 minutos perdí en estos menesteres.

El muro volvió a aparecer, es cierto que existe, pero estoy convencido que con una mejor preparación; por supuesto, con un año menos exigente y con menos kilómetros en las piernas, con otro trazado y más descanso previo al maratón ya que desde el viernes estaba en Bruselas visitando la ciudad, todo el sábado disfrutando de la belleza de Gante, etc..., creo que ese muro lo hubiese pasado con mejor disposición, aunque el perfil del maratón no es apto para buscar marca y mejorar tiempos.

Los últimos 2 kilómetros son prácticamente cuesta abajo, salvo un repecho final antes del 42k, mis compañeros Salva y Javi, uno por delante (3h24min) y otro por detrás (4h05min) los he tenido presentes durante toda mi carrera. Esperaba que todo les fuese genial y así fue, menudo carrerón se marcaron y a mí solo me quedaba alargar la zancada, vivir intensamente los últimos metros por las concurridas calles de Bruselas, buscar la llegada a uno de los lugares más bellos que he conocido nunca (Grand Place) y atravesar literalmente la plaza a menos de 1000 metros para terminar. Allí vuelvo a escuchar aquello de ¡¡¡Allez Antonio, Allez!!!, y busco el último giro del maratón donde están los míos y mi bandera, la de mi país, mi nación, la bandera que he llevado en mi pecho durante casi 4 horas y que ahora la quiero conmigo, multiplicada 100 veces en tamaño, en los últimos 100 metros del Bulevard Anspachlaan hasta que cruce la meta.

En esa bandera va el esfuerzo de meses de entrenamiento, va el recuerdo de los últimos kilómetros de los 101 de Ronda donde fue mi único equipaje, van los muchos mensajes de ánimo y apoyo de tantos amigos que desde España seguro que están pendientes de cómo le habrá ido a este loco por las calles de Bruselas. En esa bandera va la representación de todos los corredores que se sienten españoles como yo, de todos mis amigos y compañeros de entrenamiento (Albetosky, Vila, Husky, Oskar, Paco Correr, Paco Fernández, Javi, Salva, etc... etc...), va un trocito de cada uno de mis Runnáticos y va todo el amor y cariño de mis seres queridos que de manera especial sufren y padecen esta pasión compartida. También van muchas pedaladas a mi lado ofreciéndome agua y aliento en esas tiradas largas que sólo no podría hacerlas y nunca tendré manera de agradecerlo.

Nuevo maratón terminado, finisher en mi segunda cita con la mítica distancia y con ganas de volver a intentarlo. De todo se aprende, hasta de las victorias y los éxitos, tendremos que aplicar el conocimiento en futuras citas con la filosofía #pasodetiempos pero mirando de reojo una posible mejora, que a nadie le amarga un dulce.

Próxima cita. 6 de diciembre en casa. Málaga, ya veremos que contamos...

Sevi Fernández
#pasodetiempos
@sevifernandez_

1 comentario:

Deja tu comentario y en breve lo publicaré.