Historia de un bidón. Por @contadordekm

Las redes sociales, más concretamente twitter, hace que a veces te lleguen historias de amigos, runners y blogueros, que te llegan al alma.

Soy seguidor de @contadordekm en twitter (lo recomiendo), alguien que sin conocerlo personalmente tengo la sensación de que es un buen tipo y que su filosofía como corredor se aproxima mucho a la mía. Vivir experiencias, sentir las carreras, o como subtitula su blog: "corre por los que no pueden hacerlo".

Hace unos días me llegó este enlace a una de sus entradas con el que me siento tremendamente identificado y que, reconozco que la historia me llegó al alma y por ello quiero compartirlo en #pasodetiempos.

Desde que lo leí no solo soy muy fan del #tractorismo, cosa que ya lo era, sino también de Peppa Pig, pero sobre todo, de Martina.

Gracias Ángel por compartir tu historia con nosotros, demostrando que tras cada entrenamiento, cada carrera y cada reto conseguido hay algo que nos empuja y nos da la fuerza y el aliento necesario para conseguirlo.

Os dejo con esta emotiva historia.

Publicado en contadordekm.com

Como
Como “patrocinador” ficticio la broma me esta saliendo por un pico…;)
Primero de todo me gustaría abriros los ojos sobre una cuestión. Se que va a ser duro pero debo empezar por ahí. Cambiaran vuestros esquemas mentales y vuestras estructuras preconcebidas.
Lamento informar que NO,NO estoy patrocinado por Peppa Pig.
Finalmente el casting lo ganaron la botella de Peppa Pig y el bidón blando de Salomon
Finalmente el casting lo ganaron la botella de Peppa Pig y el bidón blando de Salomon
Espero tras este jarro de agua fría inicial me tengáis paciencia para leer la
HISTORIA DE UN BIDON.
Es recurrente. Aparece un montón de veces en las fotos que publico en Twitter (@contadordekm) o en mis videos. Ese pequeño bidón de agua de Peppa Pig.
En realidad solo parece el vacíle de un payaso runner verdad? Pues algo de razón tenéis. Pero no se trata sólo de la broma de un bromista. Por una vez en mi vida me voy a poner serio. MUY SERIO.  Os voy a contar un trocito de mi YO  no corredor, aunque tenga mucho que ver con las carreras.
Mi mujer y yo tuvimos graves problemas para tener hijos. Muchos. Yo diría que casi todos.  Dejamos de poner medios de prevención antes de casarnos en abril de  2009. Haceros a la idea 2009. Hace 6 años. Nos tiramos 4 años remando a contracorriente.
Subira montañas conmigo.
Subira montañas conmigo.
Sobre Abril de 2010 tras más de un año sin lograrlo el predictor dice si pero desafortunadamente lo perdemos.  Digo “lo perdemos” porque el duelo se lleva en pareja.
Tras este episodio seguimos en nuestra búsqueda con médicos, inseminaciones y fecundaciones in vitro. Fracaso tras fracaso.
En 2011 empecé a correr. Seguimos fracasando en nuestro intento. Uno tras otro. Mes tras mes. Intento tras intento.
Momentos durísimos como en un embarazo donde en  una ecografía de control  de repente no aparece nada…NADA.
Otra vez protagonista...la botella de Peppa Pig...
Otra vez protagonista…la botella de Peppa Pig…
Recuerdo también un análisis de sangre para ver si estábamos embarazados dando vueltas a un polígono industrial…esperando una llamada. Fue positiva pero también se perdió.
Estamos en junio de 2012. Tras 4 años luchando nuestro último proyecto se marchita también. Aquel verano nos dimos unas “vacaciones”…acabamos en Finisterre a finales de Agosto. Inicio el trabajo y a primeros de septiembre un día recibo un mensaje con un predictor en DOBLE RAYA ROSA. Debuto en media maratón en octubre de 2012 pero mi mujer no viene.  Tiene un embarazo de riesgo.
Abril de 2013. Amanece al mundo “con los puños bien cerrados y la rabia insolente de su juventud” Martina. Justo un día antes del maratón de Madrid. Casualidad? No lo creo…
En Ultrapirineu obligan a llevar un recipiente propio, este tiene posibilidades.
En Ultrapirineu obligan a llevar un recipiente propio, este tiene posibilidades.
Un año después su papa correría por primera vez 42 kms y 195 metros. Y allí estaba ella!
IMG_2327
Tras dos maratones más el pasado 19 de septiembre la botella de Peppa Pig consigue subir a 2600 metros de altitud en Ultrapirineu y acabar dignamente la carrera.
DSC_0066 (1)DSC_0054
Si la organización quiere que busque mi entrada en meta. ESPECTACULAR. Lo primero que entra en meta no soy yo…es la botella de Peppa Pig. Porque ella me recuerda que es lo primero.
Porque Martina corrió conmigo. A cada avituallamiento sacamos la sonrisa de los voluntarios. Porque esa sonrisa es la mía. La nuestra.
IMG-20150920-WA0027
Porque cuanto más corro más río. Y cuanto más rio más corro. Para mi es todo uno y cada vez que veo el bidón me recuerda “lo imposible”. Y sigo corriendo. Sigo corriendo.
Hoy Martina alegra nuestros días y mis carreras. Esta presente en muchos momentos de mi vida como corredor.
IMG_8154
Me gusta que se crie aplaudiendo al último. Al del tractorismo. A veces es su padre aunque entrene como un cabrón.

IMG_5914
Sirva este escrito a corazón abierto para dar un rayo de esperanza a todos aquellos y aquellas (sobre todo ellas) que luchan cada mes para completarse como personas. Aquí un amigo y confidente. Porque la reproducción, como la vida… ES UNA CARRERA DE FONDO.
0554 0749
Y cada vez que veais una botella de Peppa Pig…pensar que lo imposible a veces sucede. Incluso correr 42 kms …;)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y en breve lo publicaré.