Camino Portugués, etapa 5. Padrón – Santiago de Compostela


Post 7 de 7

Kilómetros recorridos: 26,000
Kilómetros acumulados: 164,900

Todo son emociones, sabes que es la última etapa, que todo acaba y las piernas van solas en busca de su objetivo. La gloria jacobea está cerca y es momento de disfrutar y de vivir este mágico momento que tras muchos kilómetros y varias etapas, te llevarán a los pies del Apóstol. Solo los que han emprendido alguna vez esta etapa final saben lo que se siente, no se puede describir, hay que estar en ese momento para vivirlo y para soñarlo. Llego a Santiago, termina este camino.

Plaza del Obradoiro y la gloria jacobea

Una imagen: Las torres de la catedral de Santiago desde O Milladoiro.

Un olor: El incienso que desprende el botafumeiro durante la misa del peregrino.

Un sabor: Las vieras con langostino de A Taberna Do Bispo en Compostela.

Una anécdota: Conocer a Jose y Javi, dos peregrinos manchegos que hicieron esta última etapa mucho más llevadera y divertida, fue un momento a destacar importante, pero uno emotivo y singular a la vez fue desprenderme, en la oficina del peregrino, del bastón que me había servido de apoyo durante tantos kilómetros. Allí se quedó apoyado junto a otros muchos cayados, testigos de cientos de historias y experiencias. Me emocioné al separarme de aquela simple y a la vez robusta rama de abedul.

Un sonido: El mensaje de audio que recibí de mi sobrina Ángela dándome la enhorabuena por haber terminado el camino.

Un color: La parte alta de la Rua do Franco. Sus fachadas humedas, su gastado adoquinado, las ventanas blancas, las puertas verdes...

Un lugar: Sin duda, el lugar. Donde todo acaba, o quizás, donde realmente, todo empieza. La Plaza del Obradoiro.


Buen camino y fin de esta experiencia.

La Compostela


Leer resto de artículos relacionados con este Camino de Santiago:
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y en breve lo publicaré.