De Málaga a Sevilla, etapa 1. Málaga - Carratraca


Kilómetros recorridos: 48,700
Tiempo: 7h30min.

Kilómetros acumulados: 48,700
Kilometros hasta San Juan de Aznalfarache: 151,300


Sentirse peregrino es algo que se lleva dentro, sólo tienes que hacer por vez primera una peregrinación y ese sello lo llevarás para siempre, hasta que te mueras. Es como ser cientounero, maratoniano o rociero. Es terminar y hacerte dueño de esa forma de vivir que portarás contigo siempre.

Meses preparando esta peregrinación, momentos mejores y peores, pero ha sido dar el primer paso a las 8 de la mañana desde la puerta de la Iglesia de San Juan en Málaga rumbo a mi pueblo en Sevilla, y entrarme escalofríos por el cuerpo, emocionarme incluso por todo lo que tengo por delante y empezar a disfrutar como tantas veces me ha ocurrido en peregrinaciones o retos similares a este.
200 kilómetros por delante, unir mi tierra de punta a cabo, Málaga y Sevilla, Sevilla y Málaga, buscando la vivencia, la emoción, la fe y la esperanza por amigos y familiares de amigos que la tanto la necesitan, buscando mi camino interior de nuevo, y alcanzar el jubileo dentro de cuatro jornadas al llegar a la Puerta Santa de la Parroquia de San Juan Bautista en el pueblo que me vio nacer, San Juan de Aznalfarache.

No quiero ser extenso en mis crónicas de esta peregrinación, importan poco los kilómetros, el desnivel acumulado, si corro o camino, etcétera. Lo que importa es lo que vivo, lo que siento y con lo que me quedaré después de terminar este reto que algunos tachan de locura y otros de admiración, para mí, simplemente es salir y llegar, como todo en la vida.


Un camino son detalles, y sobre todo señales.

El silencio en las calles del centro de Málaga, el olor a café por una acera de calle Mármoles, tocar la fachada encalada de Zamarrilla, despedir a mi ciudad cuando despierta una jornada laboral de miércoles. El humo delatador de una hoguera en Los Asperones y el tráfico por Campanillas.

Fray Leopoldo en el 19 de la calle José Calderón, Maqueda abajo hasta la Estación de Cártama y allí la calle Sevilla, señales. Y en Pizarra un ciclista de vuelta que grita: ¡Vamos Sevi! y carretera arriba, y asfalto, y más asfalto. Rumbo a Carratraca, melodía de cláxones de camiones que se cruzan conmigo y el final de la etapa que se acerca, un rebaño de cabras y el pueblo. Gazpachuelo, la olla de menudo y las albóndigas en salsa de Casa Pepa, repito patatas fritas por si acaso, y a descansar.

Primer tramo de, espero que cinco, y por supuesto, ustedes, mi motor y mi alma en cada paso. Allí esperándome.


Buen camino a todos.

Sevi Fernández
#MálagaSevilla200K
@sevifernandez_

1 comentario:

Deja tu comentario y en breve lo publicaré.