Crónica de la Carrera Nocturna del Guadalquivir 2014 o como no poder meter a 25000 corredores en 8,5 kilómetros

Sevilla vuelve a demostrar de lo que es capaz a la hora de organizar un gran evento. 25000 corredores para una carrera popular nocturna es, sin lugar a dudas, un éxito incuestionable en cuanto a llamamiento, puesta en marcha y respuesta por parte del colectivo runner.

Ambiente increíble, fantástico y festivo como en ninguna otra carrera he participado, se respiraba en el ambiente un buen rollo y unas ganas de participar y pasarlo bien extraordinarias.

El recorrido, a priori, era muy atractivo pasando por las principales arterias de la ciudad, por su ronda histórica, Delicias, Paseo de Colón, Torneo, Resolana, Recaredo, Prado de San Sebastián y así hasta parar el crono ante la majestuosidad de la Plaza de España, no sin antes cruzar parte del Parque de María Luisa.

Espectacular, visualmente hablando, la entrada y salida del paso subterráneo de calle Arjona, a mi personalmente me emocionó ver a tanta gente corriendo, ver esa masa humana disfrutar practicando deporte fue algo que me llegó muy adentro y más siendo en tu propia ciudad.

Y la gente, el “valiente” público agolpado a ambos lados de la carrera durante toda la prueba, sin dejar de animar en todo momento, los cientos y cientos de niños con su brazos extendidos mostrando sus pequeñas palmas de manos para que nosotros, corredores anónimos, las chocásemos haciendo saltar un grito alentador y una sonrisa inocente que ilumina tus pasos y da fuerzas para seguir corriendo en semejante enjambre de corredores.

Sevilla dio el pistoletazo de salida a una marea naranja que invadió las calles de su ciudad durante las dos próximas horas probablemente, pero también Sevilla, con su Ayuntamiento a la cabeza como organizador del evento debe tener en cuenta que cegarse por conseguir el reto de #Destino25mil corredores en esta histórica carrera no puede ser a costa de la seguridad de los mismos, de la seguridad del público que lo presencia y meter con calzador a dos decenas y media de miles de runners en un circuito de algo más de 8 kilómetros es una auténtica temeridad de la que afortunadamente no hemos tenido que sufrir ningún percance serio.

25000 runners en 8,5 kilómetros = Ratonera.


Entrar entre 40 y 50 minutos en meta todavía fue relativamente cómodo, pero aquellos que se fueron a más de la hora y son los que más sufrieron un verdadero calvario al entrar en el Parque para acceder a la línea de meta.

Sevilla es una gran ciudad y su gente irá siempre de la mano con cualquier llamamiento que se haga, más aún para este tipo de pruebas, pero Sevilla y los sevillanos (grandísima mayoría en la carrera) no nos basta con decir que buenos somos, que tenemos una Nocturna con 25000 almas corriendo y aquí están las impactantes fotos y videos que lo demuestran.

Sevilla y los sevillanos merecemos que tras una carrera como ésta que puede convertirse en referente nacional haya detrás una organización donde prevalezca el aspecto deportivo de la prueba por encima de todo, incluso del social y por supuesto del político.

Tenemos un año por delante para corregir errores y organizar un carrerón nocturno como debe ser donde el #DestinoVamosaMejorarlodelañoanterior sea el lema de la carrera y no el #Destino30mil como algún iluminado ya va comentando por algún que otro lado.

Al margen de todo ésto último comentado, fue una experiencia increíble disfrutar de esta carrera después de tantos años sin hacerlo en mi ciudad y más aún cuando la compartes con un gran amigo que poco a poco se va empapando de la fiebre runnática como es mi compadre Emilio Palacios.

Muy grande Emi, fue un placer correr esta carrera contigo, ahora toca seguir, no parar, no pensar, seguir corriendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y en breve lo publicaré.