Resumen 2016. Cuatro años sin parar

Cierro mi cuarto año corriendo, cuarta temporada donde empiezo a tomarme esto del running de manera algo más seria con muy buenas sensaciones desde el punto de vista de retos logrados, pero con la impresión de que el desgaste ha sido el suficiente para llegar a final de año muy cargado de kilómetros, con una entesopatía del tendón de Aquiles que empieza a convertirse en crónica y lo peor de todo, casi al borde del hastío y la desmotivación de cara a nuevos retos.

Una vez terminado el Doñana Trail Marathon decidí parar, física y mentalmente, hasta prácticamente final de año coincidiendo con la preparación del próximo Maratón de Barcelona 2017 y con ello descansar y arrancar con la suficiente motivación los retos para la siguiente temporada.

Foto: Doñana Trail Maratón (Finidi Blanco)

Muchos kilómetros y muchas horas de entrenamiento para alcanzar las casi 20 carreras que he logrado finalizar en distintas distancias y dificultades, y un dato importante que sin duda ha sido fundamental para mejorar mi rendimiento y resultados, la incorporación de Daniel Pérez como preparador y entrenador personal, lo que ha provocado una mejora importante en la calidad del entrenamiento, y sobre todo, como el dice, aplicar la filosofía de entrenar para ser feliz como base para una obtención de los logros que te propongas.

Este ha sido mi palmarés en esta temporada 2016, porque como siempre comento, para mi las temporadas son de años naturales (enero – diciembre):

2 Maratones urbanos: Madrid y Berlín.

1 Maratón de montaña: Desafío Sur Torcal.

3 Ultras: 101 La Legión Ronda, Trail Turdetania y Doñana Trail.

4 Medias Maratones (Sevilla, Chiclana, Fuengirola y Málaga), varios trails (UT7Playas, MLK Trail, Archidona Trail, Maroma Trail, Trail La Jábega, CxM Calamorro...) y alguna que otra carrera popular.



Cerraré el 2016 participando en la San Silvestre Malagueña Palma-Palmilla inmerso ya en la preparación de futuros retos para 2017, donde mis citas y fechas más importantes, al menos, dos maratones urbanas y empezar a sumar puntos para entrar en el sorteo de UTMB 2018 (Ultra Trail Mont Blanc) serán los principales objetivos.

Feliz Año nuevo a todos y un millón de gracias por seguir las andanzas de este soñador y finalizador de carreras, y formar parte de las más de 37.000 visitas de este web-blog.

Nos vemos en 2017 con la misma filosofía de los cuatro años anteriores, “pasando de tiempos”.


Sevi Fernández.

Ahora más que nunca, Maratón Málaga

El día que dejéis de tirar por tierra vuestro maratón creceréis. Mientras tanto, nunca llegaréis a ser una carrera referente en el panorama nacional e internacional. 


El día que defendáis por encima de todo y sintáis como vuestro el Maratón de Málaga, haréis de esta carrera lo que merece. Mientras tanto, sólo se llenará de fango y lodo (este año nunca mejor dicho), y no crecerá como esta ciudad necesita.

Unos dicen que esta carrera está gafada, yo no lo creo, otros que la organización es una mierda, otros que la fecha no es la mejor y otros muchos, simplemente la ignoran y la llevan al más absoluto ostracismo en beneficio de otras maratones que por cercanía en distancia y fechas merecen mejor ventura que la maratón de tu propia ciudad, Málaga.

No es la maratón perfecta, es joven, tiene pocas ediciones de vida, y por supuesto comete errores. Errores importantes por todos sabidos en las últimas ediciones pero que sin quitarles importancia, no podéis hacer de ellos la daga que atraviese el corazón de esta carrera y le impida seguir latiendo para que en futuras ediciones crezca.



El Maratón de Málaga, lo tiene todo para que sea un 42K de referencia y de los mejores a nivel nacional e internacional. Tiene ciudad, Málaga. Tiene nombre, Málaga. Tiene clima favorable, si aunque hablar hoy de esto es atrevido después de la que calló el domingo, pero si lo tiene, Málaga. Tiene buen recorrido, Málaga, pero le falta lo más importante bajo mi punto de vista, el apoyo y la defensa a muerte de su gente, sus corredores y maratonianos de base, los malagueños.

No todos, porque muchos sienten esta carrera como suya, porque la defienden hasta donde haga falta pero otros muchos, quizás en igual medida, o más, la tiran por tierra, la vilipendian, le reducen valor gratuitamente y lo peor de todo, no la quieren, les molesta y hasta si me apuras, si les preguntas por quitarla del calendario, les daría igual o incluso lo aplaudirían.

Todos sabemos lo que ha ocurrido en esta séptima edición del Maratón de Málaga, ha sido una desgracia, primero para la ciudad y segundo para la carrera que lleva el nombre de la ciudad, pero la vida sigue, el maratón debe seguir respirando, la edición de 2017 tiene que empezar a fraguarse ya y para ello todos tenemos que arrimar el hombro y sumar.

Aquellos que defendéis vuestra maratón, porque sencillamente vuestro amor por la ciudad os obliga a ello, sin mirar para otro lado con sus errores porque no debéis hacerlo nunca, pero sacando a relucir todo lo bueno que tiene, y es mucho, aquellos que una vez suspendida la edición de este año, 2016, emocionados ya pensabais en correr 2017 antes de depurar responsabilidades y ser conscientes de la magnitud y del daño que el temporal dejaba en la mañana del domingo pasado, a vosotros, os aplaudo y me identifico con ustedes, porque quizás yo sea uno de vosotros e hiciera lo mismo con lo que siento como mío.

Pero a aquellos que aún no os habíais quitado las zapatillas mojadas, que con vuestros cuerpos empapados y sabiendo de la imposibilidad de disputarse el maratón ya estabais pidiendo el dinero y la devolución de la inscripción, sí, ustedes, los que os quejáis de que no haya camiseta finisher este año, del diseño de la medalla, de si el tamaño de las letras de los patrocinadores es muy grande, de que la camiseta conmemorativa es muy fea y no resalta la ciudad y si “los que pagan”, vosotros que bebisteis en todos los avituallamientos el año pasado pero decís que os falto agua (y es verdad que faltó), vosotros que veis que no hay línea marcada en el recorrido y decís que es una mierda que no la haya, pero no tenéis ni idea de porque no existe línea de seguimiento. A los que tildáis de feria de corredor muy flojita, de que el guardarropas funciona fatal y está lejos de la salida, de que no se puede garantizar sol cuando de 365 días al año lo tenemos más de 320. Que os quejáis de los precios cuando sois capaces de pagar el doble o el triple si se trata de un maratón fuera de Málaga, que decís que al final se regalan los dorsales, o mejor dicho, que no sabéis diferenciar sorteo de regalo. Sí, vosotros que sólo ponéis pega a una carrera que empieza a nacer prácticamente y encumbráis otras maratones con más de tres décadas y organizaciones consolidadas con el apoyo de sus ayuntamientos que se entregan a su maratón y con presupuestos que multiplican por diez el de ésta. Vosotros que os quejáis por todo, porque no sabéis poner un pie en la calle sin quejaros por todo, porque es así vuestra manera de ser, que yo la respeto vaya por delante, pero que no sumáis, si no que restáis en todo. Y lo peor de todo, lo que más me duele, vosotros muchos que sois MALAGUEÑOS, nacidos aquí, en su provincia y que antes de sacar pecho y defender, aún con sus errores, lo vuestro, lo tiráis por tierra y lo pretendéis hundir porque así sois desde la cuna, es vuestra idiosincrasia y será vuestro legado a futuras generaciones si no ponéis remedio, y ya va siendo hora.



No soy malagueño, pero vivo en esta ciudad desde hace más de seis años y me siento malagueño y quiero lo mejor para la ciudad donde vivo.

Soy sevillano y como “buen” sevillano, mi feria es la mejor, mi Semana Santa es la mejor, mi ciudad es la mejor y por supuesto, mi maratón, el de Sevilla donde debuté, es el mejor. Sé que no llevo razón pero lo creo así, y no es demagogia, es amor a la ciudad que me vio nacer y crecer, y por encima de todo, una filosofía de vida, probablemente equivocada, pero miren para Sevilla y juzguen.

No sé si se devolverá o no el dinero de las inscripciones, cómo se compensará a los corredores y de qué manera, posiblemente la decisión que tome la organización no sea del agrado de todos y posiblemente no sea ni lógica ni justa, pero será la decisión del maratón de Málaga. Seguirá habiendo gente que se llene los bolsillos y se aprovechen, pero es inevitable, hay negocio aunque no nos guste. Pero si pido que aquellos que habéis sido testigos del desastre y el fatídico día que vivimos el domingo pasado en Málaga, pido y que conste que no soy nadie para hacerlo, a los corredores que estabais en línea de salida, voluntarios en sus puestos, familiares y amigos pendientes de los participantes, autoridades políticas, organizadores y técnicos con los nervios a flor de piel, antes durante y después de tomar la decisión de suspender, a vosotros, a todos, sobre todo a los malagueños, si os pido que le deis una oportunidad al Maratón de Málaga en 2017, porque las personas que han trabajado sin parar desde hace meses lo merecen, porque la carrera lo merece, porque tú como corredor lo mereces por tu esfuerzo durante semanas entrenando, y por encima de todo, porque la ciudad, nuestra ciudad, tu ciudad, MALAGA, se lo merece por encima de todo y de todos.

Nos vemos el año que viene, corriendo, como voluntario, aplaudiendo en las calles o como sea, pero nos vemos en la mejor maratón del mundo, la nuestra, MÁLAGA.


Sevi Fernández.



Nota post: Que nadie se me dé por ofendido por favor, es una reflexión en voz alta sin más.